Uncategorized

Amor Propio y Estilo de Vida

El post pasado hablamos sobre el amor como estilo de vida, y tratamos de simplificar lo que es el amor, y cuando digo simplificar no me refiero a minimizar ni restar importancia, si no todo lo contrario, mas bien me refiero a como podemos tomar un concepto tan vasto e importante, que en ocasiones parece tan lejano o difícil de alcanzar y podemos convertirlo en algo con lo que podemos relacionarnos con mayor facilidad, algo que sintamos que podemos alcanzar y aplicar en nuestras vidas.

Partimos de la idea de que según google el amor es un sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

Y ¿qué es el bienestar? . . .  es ESTAR BIEN, y es aquí donde entra la personalización.

Cada uno de nosotros somos diferentes, somos seres individuales, conformados a través de un set de preferencias que harán de esta experiencia llamada vida diferente y única para cada uno de nosotros.

Así que el bienestar o estar bien, está intrínsecamente ligado a lo que tu tienes definido o etiquetado como bueno, de tu agrado, o beneficioso para ti.

Para esto tenemos una guía interna, que son los sentimientos. Y aquí es donde tenemos que ser profundamente honestos con nosotros mismos.

¿Estás en una relación que no te hace sentir bien?, ¿Tu trabajo te hace sentir desanimado, incompleto, no te inspira?, ¿Cómo te sientes físicamente? ¿Te sientes ligero, lleno de vida, saludable, o te sientes pesado, cansado, aletargado?

Cuando empezamos a identificar como nos sentimos podemos empezar a darnos cuenta en que áreas de nuestra vida necesitamos hacer ajustes.

La cuestión es que no estamos acostumbrados a darnos cuenta de cómo nos sentimos, no estamos acostumbrados a escucharnos y no estamos (a veces) dispuestos a darnos el tiempo de reflexión necesario para conectar con nuestras necesidades.

Durante toda mi vida he escuchado que debo amarme más, que debo trabajar en mi amor propio y claro siempre estaba de acuerdo, pero debo admitir que siempre pensaba, pero . . . ¿Cómo lo hago?

Así que empiezo a meditar en el tema para tratar de descifrar lo que para mi es amor propio y como puedo llevarlo a la practica, ya que cada uno de nosotros lo conceptualizamos de manera diferente.

¿Cómo te demuestra tu pareja el amor que siente por ti? Con detalles, con actos de amor como apoyarte en momentos difíciles, hacerte sentir bien cuando lo necesitas, divertirse juntos, mimarte, siendo honesto, etc. y así mismo debemos hacerlo con nosotros mismos.

Por ejemplo, revisando las áreas de mi vida y siendo honesta conmigo misma creo que el área en la que necesito mas amor/bienestar es el área de la salud física.

Creo que mis hábitos alimenticios no me hacen sentir bien, como muchos carbohidratos y pocas verduras, los músculos de mi cuerpo tienen contracturas de tantas horas trabajando frente a mi computadora, tengo migrañas, en resumen, no me siento saludable físicamente.

¿Qué puedo hacer para cambiar esta situación? Bueno pues número uno comer menos carbohidratos y subir mi ingesta de verduras y frutas, hacer ejercicio para ayudar a mis músculos a des-estresarse, y buscar un doctor para atender el tema de las migrañas.

Esto no es nada nuevo, tengo muchos años sabiendo que necesito hacer estos cambios, pero no los hago.

¿Por qué? Porque no había aprendido a vivir desde el amor, desde el bienestar.

Sabia que tenia que amarme y eso haría mas fácil el cuidar de mi misma, pero no sabia como, el amor propio parecía un concepto tan lejano, tan utópico, parecía algo que buscas toda tu vida y jamás lo encuentras, como ese cofre del tesoro al final del arcoíris.

Ahora estoy trabajando en vivir desde el amor ósea vivir desde el bienestar.

Cuando pienso en amor propio ahora lo traduzco como bienestar (estar bien) y me parece menos utópico, me parece mas realizable, mas alcanzable, mas aterrizado.

No tengo que pensar en conceptos abstractos del amor propio, no tengo que abrumarme porque no se amarme a mi misma, solo tengo que sentirme bien y el amor propio se ira construyendo.

¿Tú qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *